Su camiseta fue la más cotizada por todos sus rivales. Pero el que se la quedó, no jugó ni un solo minuto. Lionel Messi, cuando se retiró del campo de juego, intercambió su casaca con Ikechukwu Ezenwa, el tercer arquero nigeriano y el jugador de menor valor de transferencia en la competencia.