Si hay algo que se sabe de Luka Modric es su gran pegada y una vez más quedó demostrado frente a Argentina, cuando a los 35 minutos del segundo tiempo, la agarró desde afuera del área y la colocó junto a palo izquierdo de Wilfredo Caballero, que se estiró pero que nunca pudo hacer nada, como en todo el partido.

Argentina ahora necesita una victoria ante Nigeria en la última fecha del grupo D y esperar una combinación de resultados que lo deje con vida en Rusia 2018.