El ingreso de Diego Armando Maradona a uno de los palcos de Niznhy Novgorod Stadium a minutos del partido trascendental de Argentina frente a Croacia no pasó desapercibido y mucho menos, cuando su primera acción fue mirar al cielo, agarrar una camiseta del seleccionado argentino con la 10 en la espalda de Lionel Messi y besarla como si fuera lo último que fuera hacer.

Maradona, que le había brindado un mensaje de aliento a los dirigidos por Jorge Sampaoli, volvió a quedarse con todas las cámaras cuando se asomó y ante una ovación de los simpatizantes argentinos, miró a cada uno de los jugadores y le pidió "huevo".
 

Más enérgico que nunca, Maradona arrengando al público argentino.
Maradona mostrando una vez más el apoyo a Messi
Maradona besando la camiseta de Messi.