El arquero del seleccionado argentino, Wilfredo Caballero, volvió a hacer de las suyas y con un error infantil y poco lógico de un profesional de su calibre, mucho menos en un mundial, le regaló el gol a Croacia.

Caballero intentó "cancherearla"  en un pase atrás de Gabriel Mercado y picó una pelota que debía despejar bien lejos y se la regaló a Ante Rebic, que a los 18 minutos del segundo tiempo abrió el marcador a favor de los croatas. 

El Muro de los lamentos. Una irresponsabilidad de Caballero le cuesta caro.