Una vez más, la violencia en el fútbol ganó su partido. En Córdoba, jugadoras de Libertad y Universitario, dos clubes de la Liga local, protagonizaron una batalla campal que estremeció a todos.

Todo comenzó cuando el árbitro sancionó un penal para Universitario, que lo convirtió y terminó ganando el encuentro 2-1. Una vez finalizado el partido, en las tribunas comenzó a haber insultos entre ambas parcialidades, hasta que ese clima tenso se trasladó al campo de juego.

Una de las jugadoras de Universitario se acercó al alambrado y comenzó a burlarse de sus rivales. Las jugadoras de Libertad la increparon y comenzaron a pelearse.

El saldo de la trifulca dejó a cuatro jugadoras hospitalizadas por severos cortes y diversos traumatismos.

Comentarios