A pocos minutos del final del partido que depositó a Barracas Central en la tan ansiada final para lograr el primer ascenso a la Liga Profesional, el arquero del Camionero, Maximiliano Gagliardo, protagonizó un hecho que escandalizó a todos los espectadores.

Cuando se moría el partido, el guardameta festejó el tercer tanto de su equipo agarrándose los genitales delante de todos los jugadores de Villa Dálmine a modo de insulto.

El arquero tenía una tarjeta amarilla y todos esperaban que le sacaran la segunda para echarlo del partido. Sin embargo, la reacción del árbitro sorprendió a todos ya que dejó pasar por alto el gesto como si no hubiese ocurrido nada. ¡No te vayas sin antes ver semejante situación! 

Comentarios