El Seleccionado argentino de básquetbol se encuentra concentrado en San Juan esperando el cruce de Eliminatorias mundialistas ante Panamá. En ese sentido, todo el grupo que comanda Sergio Santos Hernández se juntó en el hotel para ver "la final" entre Argentina y Nigeria. Y, con la conquista de Marcos Rojo, se desató la locura.