El delantero de Atlético de Madrid, Antoine Griezmann, vive de manera efusiva el superclásico de Boca y River con la camiseta del xeneize puesta.

En la zona de palcos del Santiago Bernabéu, el francés se mostró eufórico, cantando en contra de los jugadores de River, gritando el gol de Benedetto como un hincha más y lamentándose por el empate de Lucas Pratto. ¡No te pierdas los videos!

Comentarios