De una manera totalmente atípica arrancó la actividad este año en Palermo. Con una nota triste, no trágica pero si muy amarga. En una conferencia de prensa dirigida por el presidente de la Comisión de Carreras, Antonio Bullrich, el ahora ex jockey Altair Domingos comunicó que por un problema ocular y por recomendación de los médicos, colgaba obligadamente la fusta, a la temprana edad de 40 años.

Nacido en Bernardo de Irigoyen, Misiones, a pocos meses de vida su familia se trasladó a Brasil y, luego, a los 9 años, ya estaba en contacto con los caballos. Comenzó corriendo cuadreras y, luego, ya adulto, se instaló en San Pablo donde comenzó una meteórica carrera hasta que recaló en nuestro Turf, donde consiguió poco más de 2.000 triunfos e innumerables clásicos de Grado, a tal punto que fue premiado como Jockey del Año en 2014 y 2015.

Al hablar, visiblemente emocionado, Altair se puso una camiseta de Argentina y dijo: “Lo que pasó es muy triste pero quería rendirles homenaje. Estaré muy agradecido al turf argentino de por vida, le debo mucho, nunca me voy a olvidar de todas las carreras que gané acá y de las amistades que hice”.

Continuó confesando: “Todavía no sé qué voy a hacer de mi vida. Tengo varios proyectos. En los próximos días me voy a Brasil, voy a pensar. Seguro que será algo ligado a los caballos aunque tampoco sé si será en Argentina o Brasil”, dijo mientras se recuperaba de la emoción tras ver un video homenaje que le preparó Palermo con varios de sus triunfos más resonantes, como los logrados con la chaquetilla de La Providencia o La Biznaga, caballerizas de las que fue monta oficial, mediante Hi Happy, Ollagua, Sassagoula Springs, Vale Dori, Le Margot y, más fresco en el recuerdo, Scotish Star.

“Corrí en Dubai, Estados Unidos, Chile, Perú y otros lados más. En el mundo no tienen la pasión que tienen ustedes los argentinos. Eso me encanta”, aseguró un apesadumbrado Domingos, aquel pibe que comenzó a correr porque tenía hambre (sic) y para ayudar a su familia.

Una sensible baja para el turf local (también para el universal), de uno de los mejores jinetes de los últimos años que compitió en las pistas argentinas. Desde estas páginas le deseamos lo mejor para lo que decida encarar, y sin dudas se va a extrañar el grito de ¡Altair, viejo nomás..!

Comentarios