El Lago de Hoz, cautivante