La plaza San Martín se tiñó de celeste y blanco