Mário Jorge “Lobo” Zagallo: Esta verdadera leyenda del fútbol, fue campeón mundial con la selección brasileña como jugador en las Copas del Mundo de 1958 y 1962, como notable extremo izquierdo, y posteriormente como entrenador conquistó el título mundialista en México de 1970. Fue el primero en conseguir esta proeza en la historia de los mundiales. En Brasil el “Lobo” Zagallo es un emblema nacional, ya que obtuvo 4 Copas del Mundo: Dos como jugador; una como técnico y una, como ayudante técnico del entrenador Carlos Alberto Parreira en 1994.

Si bien es de origen libanés, nació en Maceió, Brasil, el 9 de agosto de 1931, hoy disfruta sus 86 años.

En el Mundial de 1958 organizado en Suecia, la Selección de Brasil contaba con una delantera formada por: Garrincha, Didí, Vavá, Pelé y Zagallo, con un ataque agresivo que se divertía convirtiendo goles. En la final contra el anfitrión Suecia los goleó 5 a 2. Pelé que obtuvo tres mundiales, consideró que los más relevantes fueron el del ’58 y el del ’70, porque el del ‘62 fue el mundial de mayor violencia de la historia, tanto fue así, que el “Rey Brasileño” jugó solamente 2 partidos porque estuvo lesionado y tampoco pudo participar de la final. Una vez retirado Zagallo, en 1965, su sueño consistía en dirigir la selección. Después de la renuncia de Joao Saldanha, periodista y entrenador de fútbol. Una vez retirado de técnico se dedicó al periodismo habiéndose distinguido como uno de los escritores deportivos más prolíficos.

Zagallo con criterio y temperamento manejó la selección campeona del mundo de 1970, para muchos especialistas una de las más vistosa por la armonía de su juego. Los memoriosos recuerdan a los cuatro fantásticos de arriba: Rivelino, Tostao, Jairzinho y Pelé. La idea de dejar a estos malabaristas fue para demoler las férreas defensa europeas con combinaciones, cambios de ritmo y sorpresas constantes. También descubrió al famoso “carrilero” con la excelente labor de Carlos Alberto. El conjunto de innovaciones le brindaron a Brasil un título brillante e inolvidable. Mário Zagallo es un personaje sagrado en el mundo del fútbol brasileño.

 

Franz Anton Beckenbauer: Es el otro mito que consiguió la hazaña de ser campeón mundial siendo el capitán del equipo de la selección alemana en 1974 y entrenador en 1990. El Káiser como lo apodaron, es reconocido como uno de los mejores de todos los tiempos en su posición y en la historia de su país, un centromedio defensivo que inventó el puesto del líbero en el fútbol. Nació en Munich, Alemania, el 11 de septiembre de 1945, tiene 72 años. Es relevante recordar la final del Mundial de 1974, donde debieron enfrentar a la famosa “Naranja Mecánica” de Johan Cruyff, otro tremendo jugador. En aquella final el equipo alemán comenzó perdiendo, pero gracias al liderazgo que ostentaba Beckenbauer y los tantos obtenidos por Müller lograron revertirlo y coronarse campeones con un 2 a 1. Su figura se agigantó en la historia, en Italia, cuando se desarrolló la Copa Mundial de Fútbol de 1990 y “El Káiser” consiguió ser la segunda persona en el mundo en alcanzar ser campeón mundial como jugador y como entrenador. Beckenbauer ganó todas las distinciones posibles. ‘Presidente de honor del Bayern’, ‘Miembro de honor de la Federación Alemana de Fútbol’ y el ‘Mejor Futbolista Alemán de la Historia’. Como jugador y entrenador fue un fuera de serie, digno de admirar.

 

Escribe: Alfredo Luis Di Salvo