A pesar de la derrota ante Austria, Alemania tiene un motivo para alegrarse: la vuelta de Manuel Neuer. El arquero del elenco germano volvió a ver acción oficial, tras la prolongada inactividad que padeció por una fractura en el pie derecho y sumó un poroto en más su lucha por meterse en el Mundial.

Pese a que recibió dos goles en su arco, Neuer transmitió seguridad, fue voz de mando cuando la circunstancia lo requirió y salvó a su equipo en más de una ocasión, sobre todo en el complemento.