De la mano de Oscar Tabárez, Uruguay consolidó una base sólida, basada en una mezcla entre la experiencia y las jóvenes promesas que fueron apareciendo en el último tiempo, y va al Mundial de Rusia en busca de un sueño: alzarse por tercera vez en la historia con el trofeo más preciado. Por eso, el entrenador no escatimó con la ilusión y expresó que el plantel está convencido en hacer una buena Copa del Mundo. "Hay mucha actitud, ilusión, convencimiento y espíritu de grupo. Saber a qué se va, con qué nos vamos a encontrar, es parte de la experiencia del cuerpo técnico y de varios jugadores. Vamos a llevar un equipo que dé un espectro de posibilidades para la integración o para solucionar problemas más amplios que en otras oportunidades", manifestó.

Por otra parte, el Maestro habló sobre Egipto, primer rival de la Celeste en tierras rusas. "Tiene sus características, un sistema aceitado y su historia con este entrenador que es muy bueno, que sabe lo que está en juego. Es el primer partido nuestro y lo que venga atrás va a tener la huella indudable de lo que ocurra en el primer partido. Espero un partido muy difícil", explicó.

Se van para Rusia

Luego de la victoria ante Uzbekistán, la Celeste entrenó este viernes en el complejo que posee el seleccionado uruguayo. Este sábado tendrá una práctica por la tarde y, a las 20, el plantel partirá hacia la ciudad rusa de Nizhny Novgorod para prepararse para el debut del próximo viernes ante Egipto en la máxima cita mundialista.