Toni Kroos, el emblema del seleccionado alemán y uno de los mejores mediocampistas del mundo no esquivó los micrófonos y analizó los motivos por los cuales su equipo pasó sin pena ni gloria por Rusia.

"Esta era una final y no la tomamos de esa manera", expresó un Kroos desahuciado por lo acontecido.

Sobre el principal inconveniente de su seleccionado en el Mundial, sentenció: "Tuvimos ocasiones de marcar pero no lo hicimos, ese fue nuestro problema en el torneo".

Para finalizar, concluyó diciendo: "En los tres partidos disputados tuvimos que correr de atrás y eso hace las cosas difíciles. Estamos tristes y enfadados, pero eso no ayuda en nada", cerró.