Banderas, camisetas, bombos con platillo y vuvuzelas dieron el marco este mediodía a un banderazo argentino en la peatonal Nikolskaya o Calle de la Luces, la principal arteria peatonal de Moscú, que desemboca en la Plaza Roja, cerrada por tercer día consecutivo.

Un importante grupo de argentinos se reunieron en la Nikolskaya desde las 13 y entonaron cánticos como "vení, vení, cantá conmigo" y otros, 24 horas antes del debut de Argentina ante Islandia en el Mundial Rusia 2018, y mientras crece la presencia celeste y blanca en la capital rusa.

Uno de los momentos más calientes de esta "concentración argentina" fue cuando los hinchas se cruzaron con una columna de simpatizantes peruanos y las dos parcialidades cantaron al unísono "Chile, chau, Chile, chau, Chile chau, chau chau" (con la música del  bella ciao) en alusión a la ausencia del dos veces campeón de América de la cita mundialista de Rusia, y expresando la mutua antipatía futbolística profesada a los trasandinos.

¡Argentina presente! (Crónica)

Sin embargo la situación más festejada se vivió cuando llegó una columna brasileña donde estaban los argentinos y fueron recibidos al canto desenfrenado de "Brasil, decime ¿qué se siente?", que fue hit en el Mundial 2014. Pero en esta ocasión la letra se modificó levemente: donde decía "tener en casa a tu papá" ahora pasó a ser "tener en Rusia a tu papá".

 

Locales otra vez. (Crónica)

Los simpatizantes argentinos estuvieron custodiados durante todo el banderazo por fuerzas de seguridad rusas y también por efectivos de la Policía Federal Argentina, claramente identificados.

Custodiados por fuerzas de seguridad rusa y Policía Federal Argentina. (Crónica)

La seguridad en Rusia es razón de Estado y sin aviso previo cualquier transeúnte, extranjero o local puede ser conminado por las fuerzas de seguridad en la vía pública a abrir su bolso o mochila y mostrar lo que lleva adentro o a identificarse con el pasaporte o documento.

¡Vamos, vamos! (Crónica)