Terminó ganando sin problemas el partido del debut de la Copa América, aunque el nivel no colmó las expectativas de su público, que al cabo del primer tiempo reprobó con silbidos la producción del seleccionado brasileño.

Esta situación generó cierto interrogante en el entrenador Tité, que ya tiene bien en claro que la exigencia es mayor. Y de cara a lo que se viene, que será mañana ante Venezuela, el técnico sumó un nuevo dolor de cabeza: el lateral derecho Eder Militao no pudo culminar el entrenamiento producto de un resbalón que le provocó un movimiento poco natural en su cadera.

El jugador, fichado hace muy poco por Real Madrid, se puso inmediatamente a disposición de los médicos del seleccionado, aquejado por un fuerte dolor en la parte izquierda de la cadera y el abductor. Está previsto que este lunes, en un nuevo día de entrenamiento, el cuerpo médico junto al cuerpo técnico evalúen la recuperación del jugador para conocer si podrá estar o no en el compromiso de mañana ante la Vinotinto, que podría confirmar la clasificación de Brasil a los cuartos de final.

El lateral derecho hoy será evaluado

Vale aclarar que Militao no tuvo minutos de juego en el partido inaugural ante Bolivia, por lo que al momento de la molestia se entrenaba a mayor intensidad junto al resto de jugadores que estuvieron en el once de Tité.

Primero en el gimnasio, donde completaron varios circuitos de fuerza, y luego sobre el césped del impecable estadio del Palmeiras, una de las sedes oficiales de entrenamientos de la Copa América.

Por su parte, los futbolistas que fueron titulares ante Bolivia realizaron una suave sesión de recuperación. Este lunes, tras la práctica, Tité confirmará el once, aunque ya dio indicios de que podrían ser los mismos que vencieron a Bolivia.

Comentarios