Tras la desvinculación de Jorge Sampaoli de la Selección, todos hablan de el DT. Esta vez el que salió a hablar fue Luis Juez, dirigente político, que se estaba desempeñando como embajador argentino en Ecuador cuando la Albiceleste se jugó la clasificación al Mundial en Quito.

El ex senador habló sobre la relación de Sampa con los jugadores, de las cosas que decía el técnico y disparó duramente contra algunos de los referentes.

Juez convivió "dos días y medio" con "los guasos" y, según él, desde aquel momento se podía observar que las cosas entre el plantel y los futbolistas ya estaba rota la relación.

"Te dabas cuenta que Sampaoli tenía más humo que brasero de goma, no le daba bola nadie, loco", confesó por radio La Red, y agregó: "No le daba bola nadie, loco".

Luis Juez liquidó a Sampaoli y a varios futbolistas del seleccionado

Para ejemplificar lo mal que se llevaban todos, el ex embajador, fiel a su típico humor cordobés, utilizó una analogía muy curiosa. "Me hacía acordar a la relación mía con mi suegra, pobre, que se murió hace un mes y medio, viste; la vieja hablaba y nadie le daba bola, pobre. El tipo no tenía ninguna forma", disparó.

Antes de la llegada de la Selección, el dirigente había asistido a Atlético Tucumán cuando, por problemas de logística, no habían llegado las camisetas de los jugadores para disputar un partido para clasificar a la Libertadores, a la que finalmente terminaron accediendo.

Además acompañó al seleccionado Sub 20 que consiguió allí el pasaje al Mundial de la categoría. Por su parte, Messi y compañía llegaban a Quito con la necesidad de obtener una victoria para clasificar a Rusia, y fueron recibidos allí por el dirigente.

"Esa clasificación fue milagrosa. Yo decía, vamos por el tercer milagro de Quito después de lo que pasó con Atlético Tucumán y el Sub 20. Y a los 47 segundos ya estábamos 1-0 abajo. Es un proceso que se agotó, yo creo que fue un error lo de Sampaoli. Era evidente", señaló.

Además fue muy crítico con dos de los históricos. "Banega es un rastrojero. Al final el mejor de Argentina fue Mascherano. Y a Messi cuando lo ponés a jugar con la camiseta argentina es como si le pusieras una gargantilla de garrafas; la cabeza la baja y no la levanta nunca más".

Por último, terminó con una frase lapidaria contra los jugadores: "Lo que le pasó a Sampaoli le hubiese pasado a cualquier técnico; este proceso de Messi y sus amigos tenía que terminar así", concluyó.