Era un secreto a voces y en la tarde del viernes se terminó de confirmar. Jorge Sampaoli no es más el entrenador del Seleccionado argentino. Crónica HD informó de la primicia de que el abogado del entrenador y las autoridades de la AFA llegaron a un acuerdo de rescisión del contrato, que tenía como punto final el Mundial de Qatar 2022.
 

Fernando Baredes, quien le maneja los contratos al casildense, viajó especialmente desde Miami a Buenos Aires por pedido del casildense, llegó este viernes por la mañana y, a pesar de que afirmó que "no recibí ningún llamado para una reunión" mantuvo varias conversaciones con las autoridades de la AFA en horas de la tarde.

La negociación fue tensa. Si bien ambas partes ya sabían el final, ninguna de las dos quería dar el brazo a torcer. Del lado del entrenador, pedían una suma cercana a los 8 millones de dólares para ponerle punto final al vínculo, argumentando que "se rompe el proyecto" pautado para cinco años y que "cuando lo fueron a buscar, tenía contrato vigente en Sevilla y le cortaron su carrera como entrenador en el fútbol europeo". Del lado de la AFA, la postura era un monto que rondaba el millón de la moneda estadounidense puesto que "no cumplió con las expectativas" y ese monto es "un plus por los últimos 6 meses de trabajo".

En números

Tras varias conversaciones, se llegó a un punto en común: la cifra será de, aproximadamente, 2 millones de dólares. ¿Por qué aceptó la considerable rebaja, sabiendo que de llevarlo a instancias legales tenía todas las de ganar? Por el simple motivo de que Sampaoli entendió que estaba sólo y no tenía el respaldo de nadie. Por más que Nicolás Russo haya salido a bancarlo públicamente, ninguna otra autoridad de la entidad lo quería en el puesto.

Y más después de lo que fue el encuentro del miércoles, donde el técnico se negó de dirigir al Sub 20 en el torneo de L´Alcudia, a jugarse a fin de mes, luego de haber aceptado a cubrir el hueco que dejó la salida de Sebastián Beccacece.

Con este panorama, sólo resta que el casildense rubrique el contrato que le pone punto final a su pobre paso por el Seleccionado. Esta acción, de no mediar imponderables de último momento, se llevaría a cabo el lunes, por lo que en ese instante comenzará de manera formal la carrera de la sucesión y la danza de nombres para el puesto.