El equipo ruso, en su base en Novogorsk, continúa con los preparativos para el partido de octavos de final ante España que se jugará el primero de julio. Y como era de esperar, el conjunto está bajo estrictas normas de seguridad.

Pero lo que más se destaca en esta historia es que uno de los cuidadores es una perra llamada Cloe, y que es un poco la mascota -justamente un pastor alemán- del plantel. La perra huele las mochilas de los que ingresan al predio y el acceso dependerá de lo que "opine" Cloe que, más allá de su trabajo serio, es una perra muy sociable con todos los que se acercan a ella.

Mientras tanto, el plantel ruso sigue preparándose para el choque con España que tendrá en cancha, nada menos que la visita del presidente Putin. El técnico Cherchesov tendrá que reemplazar a Smolnicov, quien vio la roja en el partido ante Uruguay.

Comentarios