Por  Alfredo Luis Di Salvo

Que hayan quedado en semifinales selecciones europeas y ninguna sudamericana no se produce desde hace 12 años.  La última fue en el Mundial de 2006, donde fue campeón Italia, segunda Francia y luego alemanes y portugueses. Si miramos más atrás, ocurrió en 1982, 1966 y 1934.

Esta situación representa un serio llamado de atención, manifiesta cierta decadencia. Ya los jugadores europeos no son más grandotes, lentos y sin técnica. Ahora nos superan en velocidad, potencia, cambio de ritmo, sorpresa y dinámica. Hay que hacer una revisión muy profunda porque este problema se puede incrementar perjudicialmente para los sudamericanos.

La selección de Bélgica, que alcanzó por tercera vez en su historia los cuartos de final de una Copa del Mundo, después de derrotar a Japón por los octavos del Mundial de Rusia 2018, controló el enfrentamiento frente a Brasil sin grandes sobresaltos. Supo congelar el juego, defenderse y atacar de igual a igual, y dio la sensación que hasta tenía mayor resto físico.

Contra los brasileños, los belgas ganaron su segunda confrontación; disputaron cinco, con tres victorias para la Verdeamarela.

La última victoria conseguida por Bélgica fue en 1963 por cinco a uno. Los "Diablos Rojos" sólo en dos circunstancias se ubicaron entre los ocho mejores de un mundial. La más reciente fue hace cuatro años, en Brasil 2014, cuando fueron eliminados por la Argentina por uno a cero.

El conjunto belga, que ahora lo conduce el español Roberto Martínez, que el 13 de julio cumplirá 45 años, es un técnico moderno, moderado, de bajo perfil, que armó una estrategia de juego y realiza los cambios correctos y transmite a sus dirigidos mucho respeto por las declaraciones realizadas. Tiene cuatro colaboradores en el equipo técnico y no once, como tenía Jorge Sampaoli.

Sustituyó al entrenador Marc Wilmots, y hace dos años que trabaja con el plantel y trata de mantener los mismos jugadores. En el equipo titular los once juegan en clubes de la Premier League.

Bélgica es la segunda vez que llega a la fase de semifinales. La primera oportunidad que logró superar la frontera de cuartos fue en el Mundial de 1986. Argentina volvió a interponerse en su camino y fue nuevamente el verdugo que impidió que el combinado europeo jugara la final.

Participó en trece mundiales: 1930, 1934, 1938, 1954, 1970, 1982, 1986, 1990, 1994, 1998, 2002, 2014 y 2018.

Disputó 46 partidos de los cuales ganó 19, empató 9 y perdió 18, marcó 66 goles y recibió 71. El jugador belga con mayores encuentros mundialistas es Vincent Scifo con 17, en cuatro mundiales: ’86, ’90, ’94 y ’98.

El futbolista de Bélgica de "todos los tiempos" fue Paul Van Himst, disputó 80 desafíos internaciones logrando 30 goles. En la actualidad Romelu Likaku, es el máximo goleador con 40 tantos.

En tanto, el recordman de encuentros internacionales lo posee su actual capitán Jan Vertonghen, con 106.

Comentarios

Ver más productos

San Gabriel de la Dolorosa, en el recuerdo de la Iglesia católica.

La Iglesia recuerda a San Gabriel de la Dolorosa

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos