De bronce y con yapa. Eso significó este triunfo por 2-1 ante Chile y el podio para la Selección. Un equipo que arrancó muy mal, se despidió con una pequeña sonrisa y una sensación agridulce de este periplo por tierras brasileñas. De poco sabor porque Argentina no puede ni debe conformarse con un tercer puesto y por todo lo que ocurrió en el choque ante Brasil, con “VARias” situaciones sugestivas por parte de los arbitrajes que fueron ratificadas en este partido, con la insólita expulsión de Leo Messi y el penal cobrado para los trasandinos.

El conjunto dirigido por Lionel Scaloni jugó mejor el primer tiempo. Salió distendido y confiado, preciso en los pases y sin presión alguna. Eso permitió que se vieran los mejores momentos de Argentina, con encuentros entre Messi, Agüero y Dybala, los tres sobresalientes de los 37 minutos iniciales.

Justamente el 10 argentino apuró un tiro libre para dejar solito al Kun, quien definió de manera notable ante la salida de Arias para abrir el marcador. Había olor a goleada, porque los muchachos de Scaloni eran muy superiores y Chile apenas podía mantenerse en pie en el terreno del Arena Corinthians.

Agüero volvió a anotar y fue la figura de la cancha (Fotos FotoBaires).

Con mayor aplomo, Argentina dominó todas las acciones. No tardó en llegar la ampliación del marcador, tras un muy buen pase de Lo Celso para Dybala, que dejó fuera de acción al golero transandino con una exquisita terminación.

Todo era celeste y blanco, pero antes marcamos el minuto 37. No fue caprichoso, porque en ese instante se produjo una acción sin importancia. Messi corrió hasta la línea de fondo una bola que fue cuidada por Medel. Una vez fuera del terreno, ambos jugadores mantuvieron un entredicho con empujones incluidos que motivaron la expulsión de ambos. Apurada y vehemente la decisión del árbitro paraguayo, que dejó al encuentro sin el imán de los hinchas.

Dybala definió como los dioses.

Apareció el VAR...

El complemento comenzó con la Selección también acaparando el esférico. Pero de a poco, Chile niveló las acciones y de “chiripa”, como se dice en el barrio, ligó un penal muy finito que se definió minutos después con el VAR luego de que la jugada siguiera y casi terminara en el tercer gol de Argentina.

Anotó Vidal y la Roja volvió al partido. A partir de ahí, poco fue el juego del elenco nacional, con alguna aproximación de Di María y Agüero, la figura indiscutida del duelo en San Pablo.

El desenlace, con cambios defensivos y una Argentina haciendo tiempo, desdibujaron un logro que este equipo necesitaba. Sacarse la espina de Chile e irse con victoria de Brasil.

Messi fue protagonista de una acción insólita con posterior expulsión.

El llamativo festejo de Scaloni tras el pitazo final, con salto, puños apretados y abrazos con todos sus colaboradores, demostró que este tercer puesto no tuvo como corolario sólo una medalla de bronce. Para esta Selección llena de problemas y desprolijidades de todo tipo, el tercero fue la vencida…

Comentarios

Ver más productos

Revelan los secretos de Eva Duarte

Revelan los secretos de Eva Duarte

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

Ver más productos