Ex jugadores de la Selección, futbolistas en actividad y entrenadores, entre ellos Jorge Sampaoli, añoran la tercera copa del mundo para la Argentina. Aunque la mayoría de los consultados sobre el motivo de tanta desesperación por levantarla, está relacionada con el mejor jugador del planeta. Todos saben que Lionel Messi se merece como nadie el máximo trofeo. Ese que no pudo levantar en Brasil y que terminó mirando cerca del llanto, como aquel chico que se quedó sin su golosina porque se comportó mal. El nuevo sueño mundialista, que en el caso de la Pulga difícilmente sea el último, está a la vuelta de la esquina. Y Messi, que se preparó como nunca, se sale de la vaina. Aunque repite a cada rato que su equipo no es candidato, tiene una tremenda ilusión de terminar festejando con la mimada en sus brazos levantados hacia el cielo, como lo hiciera Daniel Passarella en 1978 y Diego Maradona en 1986.

 

"Somos realistas: tuvimos un proceso complicado, cambios de entrenadores, cambio del presidente de la AFA también, hubo muchos problemas… Nos costó clasificar y sufrimos hasta el último partido, así que es bueno que lleguemos con tranquilidad y pensando en ir partido a partido", dijo el 10 en diálogo con Mundo Deportivo.

 

Tas admitir que en el 1-6 frente a España "se retrocedió un poco", Lío sueña con la gloria para así quitarse la espina de la final del Maracaná, hace cuatro años, frente a Alemania. "Tenemos esa espinita por haber estado tan cerquita de poder levantarla. Fuimos merecedores de poder ganar ese partido por cómo se dio todo", reflexionó.

 

Sin lógica

En relación a como puede darse la competencia, la Pulga dijo: "Analizo cómo se podría dar el Mundial, pero después en la realidad nunca se da la lógica. Después se dan resultados que uno no espera o no tenía en mente. Un Mundial es muy difícil y los dos lados son complicados. A Brasil le puede tocar Inglaterra, Bélgica… Por eso un Mundial es tan complicado, están los mejores y por eso es tan difícil ganarlo".

 

Al ser consultado sobre las individualidades que se pueden destacar en Rusia, aseguró: "Si te ponés a ver selección por selección, en cada una hay muy buenos jugadores. Brasil tiene a Neymar y a Coutinho; España tiene a Iniesta y a Silva; Alemania no tiene una estrella concreta pero es muy fuerte como bloque; Bélgica tiene a Hazard y a De Bruyne; Francia a Griezmann y a Mbappé… Creo que está lleno de muy buenos jugadores".

 

Por último se le preguntó si siente una mochila sobre sus espaldas por su deseo de ser campeón. "Es complicada la manera en que se vive el fútbol en Argentina. Tuvimos la suerte de llegar a tres finales, de disfrutar mucho el último Mundial, la forma en que la gente lo vivió en la calle, en el país, la ilusión con la que lo vivieron… y tuvimos la mala suerte de no poder ganar ninguna de las tres finales. Y eso hizo que todo se manche un poco", cerró.