Por aire o por tierra, la caravana argentina rumbo a Kazán está en marcha. ¡Y es una locura! Ya en la cuenta regresiva del duelo que el seleccionado nacional sostendrá este sábado ante Francia, los pasajes en avión y en tren están agotados.

La única alternativa es recorrer kilómetros y kilómetros de ruta, con tramos de autopista con peajes y otros en los que el tráfico se vuelve una pesadilla por culpa de los semáforos ubicados en cada uno de los pueblos del camino.

Aquellos que tras la mágica noche contra Nigeria se quedaron en San Petersburgo, deberán conducir durante aproximadamente 20 horas hasta la capital de la semiautónoma de la República de Tartaristán, mientras que los que partan desde Moscú -por ejemplo, los que arriben al aeropuerto en un vuelo internacional- tendrán una travesía de 825 kilómetros, que se transforman en más de 12 horas de viaje por los estrictos límites de velocidad, controlados celosamente por innumerables radares.

Más allá de la dificultades, se espera una multitud de hinchas argentinos en el Kazán Arena, que cuenta con una capacidad para 45.379 espectadores. No serán los 40.000 que el martes coparon el estadio del Zenit, pero se estima que serán muchos más que los franceses.

El equipo periodístico de Depo, que emprendió el viaje en auto, fue testigo de la caravana albiceleste que este jueves recorría esta ruta del suroeste de Rusia. Y en las paradas que hicimos para cargar combustible y llenar el termo para el mate -tan necesario como la nafta- siempre nos cruzamos con hinchas.

"No conseguimos pasajes en avión ni en tren, así que nos juntamos con otros chicos que conocimos en San Petersburgo y alquilamos una camioneta para siete personas por 280 dólares por día", nos comentó Jorge, de Rosario.

"No nos quedó otra que alquilar un auto, pero para ver a la selección somos capaces de ir caminando", se golpea el pecho Lisandro, quien emprendió viaje junto a su hermano Leandro y su amigo Fernando, todos de Ramos Mejía.

En cuanto al hospedaje, en Kazán hay opciones para todos los bolsillos: una cama en un hostel cuesta 30 dólares la noche; una habitación doble en un buen hotel sale 250 y un apartamento para cuatro personas se consigue por 400. La demanda es mucha, por eso se recomienda no esperar hasta último momento para hacer una reserva. ¿Y las entradas? Agotadas. Los precios oficiales oscilaban entre 127 y 270 dólares. Ahora, la reventa llega hasta los 1.000. 

La pasión argentina no conoce barreras. Y el sueño de los hinchas de vivir otra inolvidable cita mundialista supera todas las dificultades. Kazán, allá vamos…

Comentarios

Ver más productos

San Alejandro, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia católica recuerda hoy a San Alejandro

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos