Checho empezó a distinguirse desde muy chico en el Club Parque, donde sorprendía jugando baby fútbol llevado ahí por José, su padre, un importante pilar en su vida. “Era mi bastón. Murió a los 53 años y al poco tiempo mi madre”, declaró Batista.

Después asombró en las divisiones menores de Argentinos jugando de centrocampista. Demostró su inteligencia para leer el juego y adelantarse a la jugada. No era veloz pero siempre estaba bien ubicado, cortaba con precisión y excelente técnica para distribuir el balón.

A eso le agregó temperamento que, aún siendo muy joven, lo transformó en uno de los referentes del equipo. En su carrera no convirtió muchos goles, ya que su labor consistía en brindar equilibrio en el medio campo. Sin embargo, marcó uno decisivo en 1985 para darle la victoria a Argentinos contra Vélez que significó la conquista del Torneo Nacional. Después obtuvo la Copa Libertadores venciendo al América de Cali. Antes se había coronado Campeón del Metropolitano ’84.

El año 1986 fue un hito imborrable en su etapa de jugador. Convocado a la Selección participa del Mundial de México y es titular en la totalidad de los encuentros y se produce la consagración argentina al conseguir la Copa del Mundo, hasta ahora el último título mundialista.

El 10 de diciembre con los ‘Bichos Colorados’, Batista también logró la Copa Interamericana ’86. Estuvo cinco años en el seleccionado nacional y se despidió con el subcampeonato mundial alcanzado en Italia ’90. En 1988 pasó a River y conquistó el campeonato de primera división 1989/90. Regresó a Argentinos, pasó por Chicago, Tosu Futures de Japón, para abandonar los botines en All Boys durante 1999.

Etapa de técnico

Debutó como entrenador conduciendo a Talleres de Córdoba, clasificándolo a la Copa Libertadores. Llegó a Argentinos en la Nacional B y con profunda satisfacción logró el ascenso. Años más tarde dirigió el seleccionado Sub-20 y por pedido de Julio Grondona tenía que armar el equipo más competitivo posible para participar de los Juego Olímpicos de Pekín 2008.

Formó un equipo de excelencia con: Messi, Riquelme, Mascherano, Lavezzi, Ustari, Agüero y compañía. El Checho atravesó por mil dificultades. Hizo la suya y supo ganarle al destino. Se trajo la medalla dorada.

Lo designaron en 2010 como técnico de la Selección Argentina y fue despedido a los siete meses, el fundamento era el pobre rendimiento en la Copa América. Había dirigido 17 partidos, con 8 triunfos, 6 empates y 3 derrotas. Pasó por buenas y malas, tiene peso propio y autoridad para opinar. Depo consiguió en exclusivo entrevistarlo.

-¿Checho por qué pensás te echaron de Técnico de la Selección Argentina de 2010?

Porque no gané la Copa América. Acá no existe un proyecto a largo tiempo y así nos va. Hace 32 años que no ganamos una Copa del Mundo. El técnico de Alemania se volvió enseguida del último Mundial y le renovaron el contrato por cuatro años. Recuerdo que armé un seleccionado con jugadores locales. Ganamos cinco partidos y tuve que desarmarlo porque los clubes no me daban los jugadores. Acá todos se rasgan las vestiduras pero resulta que la Selección no es prioridad.

-¿Cuál es tu análisis del seleccionado nacional?

Que desde hace diez años el fútbol argentino perdió la identidad. Tuvimos ocho técnicos en diez o doce años. Es una locura. No existen proyectos ni en juveniles ni en la mayor. Interesa ganar de cualquier forma, somos muy intolerantes. Lo único que te lleva a ganar un título es un proyecto, por eso siempre equivocamos el camino.

-¿Cuál es tu propuesta?

Armar una Comisión de Notables, designar un Manager. Trabajar en juveniles. Elaborar un proyecto a ocho años y contratar de técnicos a Gareca o Gallardo, son los mejores.

Comentarios

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos