La grieta no es exclusiva de Argentina. En Rusia, también las opiniones sobre la selección de su país, marca una tendencia muy marcada entre los que piensan de manera positiva, y los otros, los que piensan de manera negativa.

Tanto la prensa rusa, como algunos ex integrantes del elenco nacional, como Igor Semshov (quien supo ser el capitán del equipo en el Mundial de 2002, sostuvo que ahora, Rusia está en condiciones de ganarle a cualquiera, por eso dijo, temerariamente, que "Rusia no tiene que pensar con quién va a jugar la final; le puede ganar a cualquiera de los equipos que pueda llegar...", comentó sin sonrojarse. E insistió: "porque el equipo en su estado actual puede vencer absolutamente a cualquier oponente".

Sin embargo, la opinión pública tiene otra visión. El hincha ruso no lo ve de manera tan positiva como aseguran ver los entendidos del deporte.

En una encuesta realizada por uno de los medios rusos, para el 38% de los encuestados, la victoria de Rusia sobre Egipto será "la última del equipo...".

El 25% asegura que más allá de los octavos de final, al cual ya clasificó, la selección local no va a pasar; mientras que el 22% cree que el elenco alcanzará las semifinales o la final. Y en menor porcentaje, 1l 15, cree que el conjunto no es menos que ninguno otro y que por lo tanto puede ganar el Mundial.

Rusia no llegaba bien a la cita Mundial. Diferentes amistosos desnudaron los problemas del equipo en el juego y en lo defensivo. Sin embargo, cuando arrancó el torneo ganó los dos partidos: con Arabia Saudita al que le hicieron cinco goles, y luego despacharon a Egipto convirtiendo tres goles y recibiendo uno solo, y de penal.