Neymar, candidato a ser una de las estrellas del Mundial, aseguró que su principal ambición este año es proclamarse campeón del mundo y no convertirse en el próximo Balón de oro. "No quiero ser el mejor de mundo, quiero ganar la Copa", dijo la figura de Brasil en una entrevista con el canal de Youtube brasileño "Desimpedidos" en Sochi, donde la Canarinha se prepara para su debut mundialista de mañana ante Suiza.

"Estoy preparado para hacer de todo en esta Copa y conseguir mi mejor versión", prometió también el artillero de 26 años, que llega en buena forma al Mundial pese a haber estado casi tres meses sin jugar por una lesión en el pie derecho.

Luego, se definió como "el mejor jugador del mundo", pues Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo "están en otro planeta" y no cuentan en la lista. "Modestia aparte, hoy me siento el mejor jugador del mundo. Messi y Cristiano Ronaldo están en otro planeta, entonces soy el número uno", declaró riendo.

Hace menos de un mes Neymar volvió a las canchas, pero disparó las ilusiones de la torcida con dos grandes actuaciones y dos bellos goles en sus dos únicos partidos tras su lesión, los amistosos de Brasil frente a Croacia y Austria antes del arranque de Rusia 2018.

El pie se ha recuperado muy bien tras la operación a la que fue sometido a comienzos de marzo por una fractura en el quinto metatarsiano, aseguró el astro.

En los primeros entrenamientos se sentía inseguro, explicó. "Al patear la pelota daba miedo", contó el brasileño, barajado como el principal candidato a arrebatar el trofeo de mejor jugador del mundo a la Pulga o CR7, que se han repartido el galardón en los últimos diez años.

Neymar tenía miedo por la lesión.

"Siempre intento estar en el top, entre los mejores", dijo Neymar, que suele desquiciar a sus marcadores con su dribbling endiablado. "Yo no sé pegar ni sé marcar muy bien. Sé dribblear", comentó Neymar, que prometió que no volverá a perder el control tras sufrir entradas duras de sus rivales. "Estoy más maduro", concluyó la estrella del PSG.