En el Mundial de Brasil 2014, Musa fue la gran figura de las Águilas Verdes. En su debut mundialista, el delantero sorprendió a propios y extraños. En la última fecha de la fase de grupos, el atacante le marcó por duplicado al Seleccionado nacional, en lo que fue triunfo de los entonces entrenados por Alejandro Sabella por 3-2. Ese "fresco" recuerdo pareciera haberlo "agrandado" de cara a la final del martes ante nuestro país.

"No me resulta difícil marcarle a Argentina. Ya lo hice en el pasado y espero poder repetir", comentó el delantero en rueda de prensa.

"Sabemos de la importancia de ese encuentro. Es hacerlo o morir. Tenemos que ganar", admitió el goleador.

¿Repetirá?

"Con Messi en cancha siempre me fue bien", dijo el nigeriano tras el partido. Y no se equivoca: en agosto de 2016 le marcó dos goles (uno corriendo desde mitad de cancha con la pelota y otro con un zapatazo al ángulo) nada menos que a Barcelona en un amistoso en Suecia por la International Champions Cup.

Su vida

Y si tenemos que hablar de su historia de vida, realmente es atrapante. El actual jugador de CSKA de Moscú compró en su pueblo una estación de servicio, la remodeló y se la dio a su grupo de amigos para que la administren y puedan sobrevivir en su país. ¡Tremendo gesto!