Sergio Gonella, el árbitro italiano que dirigió la final de 1978, hace 40 años, entre Argentina y Holanda en Buenos Aires, falleció este martes a los 85 años.

El periódico Corriere dello Sport informó sobre el fallecimiento de Gonella, quien fue de 1998 a 2000 el presidente de la Asociación Italiana de Árbitros, e integra, desde el 2013, el Hall de la Fama del Fútbol Italiano.

Gonella, nacido el 23 de mayo de 1933, en Asti, dedicado a la actividad bancaria, comenzó su carrera como árbitro en la Serie A del fútbol italiano en 1965.

En 1972 fue ascendido como árbitro de la Unión Europea del Fútbol Asociado (UEFA). En 1975, arbitró el partido final de la Supercopa entre el Bayern Munich de Alemania y el Dinamo de Kiev de Ucrania.

También fue árbitro de la final del Campeonato de Europa de 1976 en Belgrado, entre Checoslovaquia y Alemania Occidental; y en 1978 dirigió la final del Mundial en que Argentina ganó 3-1 a Holanda y se consagró campeón el domingo 25 de junio de 1978 en el estadio de River.