Lionel Messi dejó abierta la chance de que Rusia 2018 sea su último Mundial, al indicar que ello dependerá de cómo termine el seleccionado argentino en esa competencia.


En una entrevista con el diario deportivo catalán Sport, el crack fue consultado por si ésta será su cuarta y última Copa del Mundo y respondió: “No sé, dependerá de cómo nos vaya y la manera de terminar”

"El hecho de haber pasado por tres finales sin ganar nos hizo pasar momentos complicados con la prensa y con la gente de Argentina por no valorar las finales llegadas. Lo importante es ganarlas pero estar ahí no es fácil”, expresó el capitán del seleccionado argentino.


El futbolista de Barcelona de España también pronosticó un torneo “muy parejo” y remarcó cuáles serán para él los seleccionados más “temibles”.

"Brasil, España, Alemania, Francia y Bélgica, que por ahí no se la nombra tanto pero tiene jugadores buenos y la experiencia del Mundial pasado. Será un Mundial muy parejo”

El “10” también fue consultado por la motivación que tendrá en caso de conquistar la Copa del Mundo y aseguró que será “siendo la misma”.

"La motivación va a seguir siendo la misma. Gané muchos títulos a nivel de club y el año siguiente la motivación era la misma, con la idea de volver a ganar. Con el Mundial sería lo mismo. No cambiará nada”, afirmó.


Durante la entrevista, el rosarino también confesó que se siente un catalán luego de dieciocho años en la ciudad y que sus hijos “son más de acá”, en referencia a Barcelona, que él.

"Tienen raíces argentinas pero tienen todas las costumbres del catalán”, reveló sobre Thiago y Mateo, los mayores de la familia que completó Ciro, nacido en marzo.