En la previa de un mundial parece desepreocupado del momento de la Selección. Pero cuando arranca la competencia, se convierte en uno de los mejores hinchas porque lleva la celeste y blanca impregnada en la piel. Diego Armando Maradona ama tanto a la Argentina que el 0-3 con Croacia lo golpeó duro y llevó a llamarse a silencio durante 24 horas. Estaba destrozado. Hasta que tuvo que dar la carita, en éste caso en el programa que comparte con Víctor Hugo Morales en Telesur. Allí no dejó de lado su lado crítico ya que volvió a pegarle a Sampaoli, a Chiqui Tapia, a Wilfredo Caballero. A todos a excepción de Lionel Messi. Sin embargo, el instante más importante fue cuando habló con el corazón e hizo saber su deseo de hablar con los jugadores antes del encuentro con Nigeria. 

"Me encantaría tener una reunión con ellos; junto a Pumpido, Goyco, Caniggia, Troglio; con el mismo Passarella si quiere venir; con Valdano. Vamos a defender el prestigio, muchachos. Nos costó demasiado estar donde estamos para que venga Croacia, nos haga tres goles y nos vayamos con los brazos cruzados sin que nadie ponga una pierna fuerte", manifestó Diego.

"Estoy con una rabia que no se puede transmitir y una bronca interior muy grande, porque el que vistió esta camiseta no puede ver que sea vapuleada así por un equipo croata que no es Alemania, no es Brasil, no es Holanda ni España. Pero esto tiene un culpable, y es el presidente de AFA. Todo el mundo se comió la galletita de que Sampaoli venía con las computadoras, con los drones, con 14 ayudantes y 25 sparrings. Me parece que hay una falta total de autoridad por parte de Tapia", continuó con su descargo.

Aunque la selección tenga chances de avanzar, Maradona no es optimista. "Está muy mal la cosa, porque Argentina no sabe a qué juega, no tiene solución para nada. Ahora se abrió una pequeña puerta, pero el problema no es Nigeria, el problema somos nosotros", agregó.

"La línea de tres, si no está trabajada, es muy difícil. Argentina no creó una pared, no ganó las espaldas, no tuvo la pelota. Al contrario, cuando la tuvo, Caballero hizo un desastre mundial, fue terrible", sentenció .

Con respecto a la actuación del mejor jugador del mundo actual, sentenció: "Messi jugó como tenía que jugar, como pudo jugar. Es difícil tener que resolver los problemas de los compañeros, y eso me toca en carne propia a mí. Yo sabía lo que iba a hacer Giusti, lo que iba a hacer Valdano, lo que iba a hacer el Checho Batista, yo sabía a quién podía ir a buscarle la pelota larga y a quién corta. Messi se hace el lugar y no se la dan, entonces es un problema del equipo. No pretendamos que nos gane una copa él sólo".