El técnico de la Selección de Alemania, Joachim Low, agradeció la manera en que son tratados por el pueblo ruso, habida cuenta de la historia de desencuentros que mantuvieron sus pueblos, en especial cuando se provocó la Segunda Guerra mundial.

"Es el alma rusa, la población rusa es muy amigable con Alemania. Creo que, dada la gravedad de la historia es bastante notable que los rusos tengan una cordialidad sin reservas. Este es el nivel en el que debemos estar, llegar a la gente, y que la a la gente le gusta nuestro equipo", expresó.

Asimismo, explicó que la fama lo asfixia: "Por ejemplo, cuando estoy en el tren, los fanáticos vienen y me reconocen y cantan una canción. Y a veces me gustaría saltar por la ventana".

Después de doce años como entrenador de la selección alemana, tiene su propia forma de lidiar con la gloria.

Trato de tener un comportamiento normal, hasta cuando desconocidos tocan el timbre de mi casa para pedirme entradas para el Mundial, como me ha pasado.

Sin embargo, Löw no se queja de esta situación. "No es tan malo, de todos modos. Ahí es donde la gente me conoce, y probablemente ya logré que todos tengan una foto".

Löw también habló sobre su futuro y, aunque tiene contrato con la Federación hasta la Copa del Mundo de 2022 en Qatar, "Me interesaría trabajar como entrenador de un club".