La sorprendente eliminación en fase de grupos es un golpe letal para Alemania y sobre todo para Joachim Löw. El seleccionador alemán amplió su contrato por dos temporadas más, hasta 2022, garantizándose su continuidad al frente de la Mannschaft tras ganar el Mundial de Brasil, sin embargo el tropiezo mayúsculo e histórico del elenco teutón abre dudas sobre su futuro inmediato.

"Estoy en stock. Desde luego es una gran decepción. Soy el primero en preguntar: ¿Qué salió mal? ¿Qué fue? Tengo que dormir con esto por una noche, estoy muy decepcionado, frustrado. No merecemos ganar el título y no merecíamos estar en octavos de final. La decepción está dentro de mí y es muy difícil decir si voy a seguir o no", expresó el entrenador.

Por otra parte, explicó cuales fueron las razones por la histórica eliminación del conjunto alemán. "Creo que nos preparamos bien para el Mundial y vinimos con la intención de defender el título y romper esa maldición del campeón. Sin embargo, no hemos conseguido sacar a relucir nuestro fútbol. ¿Por qué? No lo sé, tendremos que analizarlo. Llevamos desde 2006 rindiendo bien, pero esta vez no hemos sido capaces y tenemos que aceptarlo. Esto es algo que le ha pasado a muchas otras selecciones y tenemos que felicitar a nuestros rivales", manifestó.