El arquero Wilfredo Caballero, responsable absoluto del primer tanto de Croacia, y el capitán Lionel Messi, de flagrante ausencia en la triste noche de Nizhny Novgorod, fueron las mayores decepciones de un seleccionado argentino que quedó al borde de la eliminación en el Mundial Rusia 2018, después de ser goleado por Croacia 3 a 0 en la segunda fecha del Grupo D.

Caballero cometió un grave fallo con los pies a los siete minutos del segundo tiempo y le dio la chance a Ante Rebić de abrir el marcador con una volea de derecha.

El guardameta del Chelsea, quien llegó al arco argentino justamente por su pericia en la gestión de balón, demostró todo lo contrario en la cancha cada vez que tocó la pelota y trasladó sus inseguridades al resto.

Por su parte, Messi prácticamente no tocó la pelota, se aisló y mostró su peor versión anímica y futbolística de sus años con la camiseta nacional. Lejos de ser el astro de cada fin de semana en Barcelona o en algunas actuaciones, se encerró en sí mismo y los defensores croatas lo anularon por completo.

"La Pulga" sumó un total de 49 toques de balón, siendo el séptimo jugador de su equipo que menos participó en las jugadas de Argentina, solamente seis más que Willy Caballero.

Únicamente intentó 32 pases, de los que 24 fueron buenos y ocho malos, hasta siete futbolistas argentinos dieron más pases que él, incluido su propio meta.

Aunque la defensa rival lo detuvo con foules hasta en tres veces y fue capaz de realizar cinco regates satisfactorios, no logró crear peligro en el arco defendido por Subasic. Únicamente remató en una ocasión y éste ni si quiera fue entre los tres palos..