Tic, tac. Tic, tac. Tic, tac. La bomba está a punto de explotar: el vestuario del Seleccionado nacional es un hervidero al punto tal de que cualquier pensamiento diferente la hace detonar. La frase del Kun Agüero "que Sampaoli diga lo que quiera" destapó la olla del cabaret que es la interna del plantel argentino.

Y cuando el grupo regresó a Moscú, cercanas las 21.30 de nuestro país, un fuerte rumor comenzó a circular: los jugadores le pidieron al entrenador una reunión de emergencia y en la misma le solicitarán que presente la renuncia en el cargo de forma inmediata, sin la posibilidad de estar sentado en el banco de suplentes en la última presentación contra Nigeria.

Si bien allegados al cuerpo técnico que encabeza el casildense lo negaron de forma rotunda, gente cercana a los jugadores le confirmaron a Depo que la relación está rota y no da para más. Destacan que actitudes "diferentes" de Sampa con los jugadores, e incluso las constantes peleas con su ayudante Sebastián Beccacece hicieron que la bronca estallara una vez consumada la caída contra Croacia por 3-0.

La bomba está latente. Es cuestión de tiempo para que explote.