Nació en una familia hiperbostera: “Tanto es así que cuando perdía Boca llorábamos todos en casa”, resaltó el Héber. A pesar de haber nacido en Rufino, provincia de Santa Fe, a cinco cuadras de Amadeo Carrizo, en la esquina del gran Bernabé Ferreyra y enfrente del genio de Antonio Báez. “Con ellos no hablábamos de fútbol”, lo expresa entre risas.

“Lo que muchos no saben es que a los seis años tuve poliomielitis y me atacó justo en la pierna derecha. Estuve un año sin caminar. Los chicos no venían a verme por temor al contagio. Mis viejos me abrían la puerta de calle y yo desde la cama los miraba jugar a la pelota en el potrero. La rehabilitación fue muy dura, pero ante la adversidad me juré que sería más rápido que nadie y creo que lo conseguí. Tenía una moto en las piernas…”, subrayó Mastrángelo.

Fue un placer haberlo visto jugar, con esas diagonales demoledoras y la voracidad goleadora sensacional. Enloquecía defensas, ganaba la mayoría de pelotas divididas y una velocidad electrizante. Jugó los Superclásicos en las dos veredas y descolló tanto en el equipo millonario como en el xeneize, un logro que muy pocos consiguieron concretar. El contragolpe resultaba su arma preferida y la manejaba mejor que nadie.

En 1968 debutó en Atlanta y se quedó en el equipo Bohemio hasta 1971.  River le había echado el ojo y se produjo la transferencia en 1972. Conquistó a la hinchada riverplatense en el Superclásico en que más goles se convirtieron en la historia, nueve en total. Al minuto, el famoso goleador abrió el marcador. “Creo que tengo el record del gol más rápido de los Superclásicos. ¡Fue el partido más vibrante de mi vida! En el quinto gol de Morete, le tiré un centro desde la izquierda y el “Puma” lo fusiló. Ganó River 5 a 4”, señaló Ernesto.

Justo cuando iba a salir campeón después de 17 años, a fines del ‘74 el club de Núñez lo dejó ir y no lo valoró como correspondía. “Me fui porque parecía que los goles míos, valían menos, hablaban siempre de los que hacía Morete, ‘Pinino’ (Mas) y el ‘Beto’ (Alonso). ¡Esa actitud me dolió mucho!”, explicó el Héber. En River en 90 partidos marcó 33 goles. Pasó a Unión de Santa Fe y dejó su marca registrada: en 45 encuentros anotó 20 tantos.

Cuando asumió el Toto Lorenzo en Boca lo llevó como pieza clave del ataque boquense; ganador como el as de espada. Con el club de la Ribera conquistó 6 títulos. En 103 partidos convirtió 47 goles. “Una alegría enorme llegar a Boca, creo que jugué en el ciclo más brillante hasta la llegada de Carlos Bianchi”, destacó Mastrángelo. Cuando dejó el fútbol se especializó como entrenador de inferiores. Crónica lo entrevistó en exclusividad.

–En selección mayor se cumplió un ciclo. ¿Hay renovación en juveniles?
Lo veo difícil. Conozco muy bien las inferiores, con Boca gané 14 campeonatos. Lo más importante es armar la mejor novena división así llegan formados. Lo que sucede es que a los técnicos que no ganan y se dedican a enseñar el juego, lo rajan. No hay tantos técnicos de inferiores que sepan. El problema más grave es que a los entrenadores adultos lo descartan. No hay maestros de inferiores como antes. No aparecen crack, Messi salió del Barcelona.

-¿Qué diferencia existe entre los infantiles de antes y los de ahora?
Ahora no aman a la pelota como nosotros, prefieren la playstation, el celular, la computadora, más que el potrero. Nadie se queda después de hora pateando al arco.

-¿Qué pensás de la AFA?
Está muy desorganizada. Espero la ordenen rápido. Daniel Angelici es un excelente presidente en Boca y en la AFA no es el mismo.

-¿A quien te gusta para reemplazar a Sampaoli?
A Gareca, tiene carácter, es buena persona y si tiene que sacar a Messi lo hace. No hay muchos que se animen.   

Comentarios

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos