Carlos Bacca y Mateus Uribe fueron los dos jugadores colombianos que erraron los penales que dejaron a fuera al seleccionado de Colombia ante Inglaterra.

Por este motivo, ambos futbolistas recibieron amenazas de muerte y este hecho no hizo más que recordar el caso de Andrés Escobar, quien fue asesinado a balazos por haber metido un gol en contra en el Mundial de Estados Unidos del 94, que decretó la eliminación de los colombianos.

Más tarde se supo que el asesino fue Humberto Muñoz Castro, conductor de los narcotraficantes David y Santiago Gallón Henao.  

Comentarios