En Casa Rosada se efectuó un brindis por el Día del Periodista y allí Mauricio Macri aprovechó la oportunidad para contar sus sensaciones respecto a la suspensión del encuentro entre Argentina e Israel, pautado inicialmente para mañana. El Presidente de la Nación, que remarcó que el plantel está con mucha armonía, contó que "la verdad es que fue una cosa incomoda. El primer ministro de Israel (Benjamin Netanyahu) me llamó para pedirme que interceda si podía y hable con la AFA. Lo volví a llamar, en cuanto vi que no había espacio, para que supiese la verdad y no se hiciera falsas ilusiones".

 

Otro que habló sobre este episodio fue Jorge Faurie, el Canciller de Argentina, quien aseguró que la relación bilateral continúa siendo de "gran significación" y que eso queda demostrado con el diálogo que mantienen, a pesar de las "campañas que pretenden sembrar el terror" en el ámbito futbolístico.