La primera consagración del seleccionado juvenil en la era Pekerman y segunda en la historia, fue la confirmación de que la decisión tomada sin apuro por la dirigencia del fútbol argentino había sido de las mejores en mucho tiempo. El Sub 20 venía de darle forma a uno de sus más notorios papelones en la categoría, con una eliminación en primera ronda en el Mundial de Portugal en 1991 y, lo peor, una conducta lamentable de los players conducidos por Reinaldo Merlo, que en el partido con el conjunto local, sufrieron un categórico 3-0 y provocaron una mancha por un comportamiento triste, con un juego agresivo sobre el rival que derivó en las expulsiones de Claudio París y Mauricio Pellegrino y finalmente de un descontrolado Juan Esnaider, quien estuvo a punto de agredir físicamente al juez belga

El papelón futbolístico y disciplinario en Portugal llevó a la AFA a pensar bien en el hombre ideal para conducir a los juveniles


Esta conducta vergonzosa obligó a la AFA a buscar a una persona centrada que, principalmente hiciera docencia, enseñándole los valores a los chicos que estaban dando sus primeros pasos en el fútbol. Situación que pasaba a ser prioritaria por sobre la deportiva.

Poco después de la designación de Daniel Passarella para hacerse cargo de la mayor y más allá de la fuerza del Kaiser para que el elegido sea otro, Julio Grondona depositó toda su confianza en un hombre desconocido para la mayor parte del país futbolero pero con un gran trabajo en Argentinos Juniors como curriculum: José Néstor Pekerman.

Pekerman y su grupo de colaboradores tras ser elegido en 1994.


El flamante DT juvenil entendió el pensamiento primario de la AFA aunque le quiso adosar resultados deportivos, pues consideraba que había material de sobra para volver a los primeros planos y hacer el intento de volver a subirse a lo más alto del podio como lo había hecho el equipo dirigido por César Luis Menotti en 1979, en Japón.

Y en el primer mundial, en Qatar, los cálculos de José se cumplieron. El equipo ganó el premio fair play; es decir que pasaba de ser una selección violenta a la más correcta del planeta. Y lo que más se celebró, el primer lugar en un campeonato con muy buenas selecciones. Argentina ganó ese mundial el 28 de abril de 1995. Es decir que hoy se cumplen 25 años del que fue el primer título de Pekerman en juveniles. Después de pasar el Grupo C como segundo de Portugal, Argentina pasó las distintas rondas sin recibir un gol. Superó a Camerún en cuartos, goleó a España en semifinales y en la definición, venció a Brasil. ¿Hay algo mejor que ganarle una final al rival de siempre? Seguro que no: este gran equipo se dio el gusto con goles de Leonardo Biagini a los 25 minutos del primer tiempo y de Francisco Guerrero, a los 44 minutos del segundo tiempo, con una definición fabulosa, de sombrerito.

Precisamente Panchito, por entonces futbolista de Independiente, recordó con Depo la brillante consagración.

"Me gustaría arrancar por el proceso que debimos transitar, por la previa. Esto arrancó en 1994, donde empezaron las primeras prácticas, la preselección.Yo fui uno de los que transcurrió ese proceso; eso significó haber entrenado con muchos compañeros. Lo que tuvo esa selección es que todos los jugadores del país tenían la posibilidad de integrarla. Se vieron muchos futbolistas a pesar del poco tiempo de trabajo porque en diciembre teníamos que viajar para jugar el Sudamericano en enero, que fue en Bolivia. Recibimos el año nuevo afuera con todos mis compañeros; fue un momento especial porque estábamos por primera vez lejos de nuestras familias. Ahí se empezó a formar un grupo que no sabía lo que iba a lograr pero sí que era prometedor", manifestó el oriundo de Berazategui.

"Yendo al campeonato del mundo, con el correr de los partidos, nos dimos cuenta que cada vez teníamos más chance de llegar a la final, que es lo que nos habíamos propuesto. Los partidos de grupo nos costaron pero los sacamos adelante. El juego bisagra fue el de Camerún, el primero donde el que perdía quedaba afuera. A partir de ahí, las sensaciones fueron  buenas para todos. Es como que el equipo fue encontrando el ritmo que buscaba el entrenador y nosotros dándonos cuenta de que podíamos", agregó Panchito.

Al mismo tiempo recordó que el cruce de semifinales les dio aún mayor convencimiento de que podían levantar la copa. "El siguiente partido con España fue difícil, porque el rival estaba armado y muchos creían que sería el campeón o, como mínimo, que estaría en la final. Fue un compromiuso difícil que el equipo jugó buen y  lo ganamos claramente. Fue difícil porque el rival jugaba muy bien, tenia excelentes jugadores como De la Peña, Raúl y Morientes, todos que triunfaron luego en la liga de su país", reflexionó.

Por último destacó lo maravilloso que fue ganarle una definición a Brasil. "La posibilidad de de enfrentarnos a Brasil era especial. No había arrancado como titular pero en un momento Pekerman me pide que caliente, que iba a entrar. Jugué muy pocos minutos pero tuve la posibilida de hacer un gol, el que aseguró el triunfo y el título. Fue una felicidad muy grande. Cuando hablo con amigos, cuento que en el festejo tenía una emoción tremenda y por eso el desahogo que puede expresar a partir de la celebración" concluyó.

Los festejos del título. Panchito es el últmo de la derecha


En esa final, Argentina formó con Joaquín Irigoytía: Gustavo Lombarid, Sebastián Pena, Federico Domínguez y Juan Pablo Sorín: Guillermo Larrosa,  Walter Coyette y Ariel Ibagaza; Leonardo Biagini y Raúl Chaparro. Luego ingresaron Francisco Guerrero y Gastón Pezzutti. 

Comentarios

Ver más productos

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Ver más productos