Una verdadera multitud dijo presente en el fan fest ubicado en la plaza San Martín, de la zona de Retiro, para ver el encuentro entre Argentina y Nigeria. Con sufrimiento y mucha angustia, los fanáticos colmaron el lugar y terminaron festejando el triunfo nacional y la clasificación a los octavos de final del Mundial de Rusia.

“Nos merecemos bellos milagros, y ocurrirán”, decían los hinchas antes de que la pelota en San Petersburgo comenzara a rodar. Con los minutos avanzando y el empate parcial, el nerviosismo se apoderó del lugar. La primera tranquilidad llegó con la conquista de Lionel Messi.¡Vamos, se sacó la mufa!”, afirmaron los presentes.

Con el penal marcado por Moses, las caras largas coparon el espacio público. Nadie podía creer lo que estaban viendo. La eliminación argentina, tal cual pasó en 2002 con Marcelo Bielsa como entrenador, parecía una realidad. Pero a las 16.44, cuando Gabriel Mercado tiró el centro, Marcos Rojo impactó de volea y la pelota infló la red con el grito sagrado, sólo se escuchó un grito: “¡gol!”.

El desahogo y la felicidad de todos los presentes se materalizó en ese mismo instante en el que el ex Estudiantes de La Plata le dio la clasificación a la siguiente fase a los Albicelestes. “Que de la mano, de Leo Messi, todos la vuelta vamos a dar”, se cantó tras la agónica conquista del defensor central.

Argentina sufrió, luchó y clasificó. Ahora, los hinchas, están más ilusionados que nunca con poder seguir avanzando de rondas hasta la final. Y repetirán el encuentro el sábado, desde temprano, porque el partido contra Francia comenzará a las 11 y otra vez la emoción y la alegría volverá a ponerse en juego. 

La plaza San Martín fue una fiesta (Pablo Villán - Diario Crónica)
La plaza San Martín fue una fiesta (Pablo Villán - Diario Crónica)
La plaza San Martín fue una fiesta (Pablo Villán - Diario Crónica)
La plaza San Martín fue una fiesta (Pablo Villán - Diario Crónica)