Es una situación nunca vista que, encima, tiene como protagonista a uno de los emblemas de la selección mexicana. ¿Quién? Rafael Márquez, el veterano defensor que, por la sospecha que tiene el Tesoro de Estados Unidos sobre supuestos vínculos del jugador con un capo narco, debe restringirse de "acercarse" a diversas marcas.

La situación es la siguiente: el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos lo incluyó en una lista negra acusándolo de ser "socio testaferro del narcotraficante Raúl Flores Hernández y de su organización con activos en su propiedad que eran de él". Esto ha provocado que, además de congelar las cuentas de jugador en ese país, también le hayan confiscado todos los bienes que poseía allí.

Pero, lo que más llama la atención, es que Rafa se vio obligado a no tener ningún tipo de relación con empresas, bancos o personas de origen estadounidense, quienes consideran una ofensa que alguien que forme parte de la lista negra del Tesoro tenga algún vínculo con el país.

Ni te acerques, ¿está claro?

Las restricciones a las que debe someterse Márquez llegan a límites increíbles. Por ejemplo, el defensor tiene que utilizar ropa de entrenamiento distinta a las del resto de sus compañeros: lisa, sin sponsors. Además, si llegase a ganar el premio al mejor jugador del partido, habría otro problema. Es que el mismo lo patrocina una marca de cerveza estadounidense, por lo que al Kaiser deberían darle uno diferente, sin la marca de la bebida.

Claro, tampoco puede ser entrevistado tras el partido con el fondo lleno de publicidades en el que se ubica a los jugadores para dar notas, sino que los periodistas deberán habla con él sin las marcas comerciales detrás del defensor. La Federación mexicana también tuvo que cuidarse de no utilizar para viajar a ninguna empresa aérea vinculada a Estados Unidos, como así también ocuparse de que el hotel donde se hospeda el seleccionado tanga relación algunas. Márquez, ni siquiera, puede aparecer en público bebiendo algo que lleve la etiqueta de una marca yanqui. Una verdadera odisea.