Argentina llegó a la Copa América con la ilusión de hacer un buen papel, pero el debut con derrota por 2 a 0 ante Colombia por el grupo B, fue un verdadero cachetazo de realidad. 

Si hay algo que le costó a la Albiceleste, además de encontrar una identididad y un nivel futbolístico regular, es dar vuelta los resultados cuando comienza abajo.

De los últimos diez encuentros que comenzó perdiendo en el marcador, apenas pudo revertir uno, y fue ante Ecuador en la última fecha de las Eliminatorias en 2017. Aquella tarde en Quito, después de recibir un gol al minuto de juego, apareció la inspiración de Lionel Messi para marcar tres tantos y darle el triunfo y la clasificación al Mundial al seleccionado.

En los nueve partidos restantes, apenas rescató un empate ante Venezuela como local por Eliminatorias, y cayó en ocho ocasiones. 

Comentarios