Japón necesitaba un punto para asegurarse el ticket a octavos de final. Pero en caso de perder, necesitaba que Colombia derrote a Senegal por dos goles o más.

Colombia terminó venciendo a Senegal por la mínima diferencia, y por ende los japoneses terminaron con la misma cantidad de puntos y goles a favor y en contra que los africanos.

Por eso, para decidir quién tenía que pasar de ronda se aplicó el Fair Play. Y fue acá donde Japón sacó diferencia ya que los asiáticos tenían dos tarjetas amarilla menos que los senegaleses.


Comentarios