A la hora de establecer favoritismos, Uruguay se impone en la escena. Adquiere el mote de candidato por ser el seleccionado más ganador del continente, teniendo en sus vitrinas 15 Copas América.

Por presente también se adjudica una ficha, considerando que es el paradigma de la estabilidad. Es que mientras la mayoría de los participantes apuestan a las renovaciones, los charrúas continúan aferrándose a ese proyecto encabezado por Oscar Tabárez que tantos réditos le dio.

Ya en el debut del certamen dejó indicios de poderío al doblegar con autoridad a Ecuador y este jueves le quedó la sensación agridulce de haber empatado 2 a 2 ante Japón, aunque queda bien perfilado para la tercera jornada del grupo.

El seleccionado asiático, invitado a la competencia, llegó a Brasil con muchos juveniles dispuestos a potenciarse. En su presentación (contra Chile) sufrieron el vértigo sudamericano, pero se adaptaron rápidamente, ya que ofrecieron una versión renovada.

Sin ir más lejos, abrieron la cuenta a los 24 minutos a través de Koji Miyoshi y los dirigidos por el Maestro acusaron el impacto. Tal es así que no encontraban la fórmula para lastimar hasta que se toparon con un guiño del VAR, que sancionó penal y Luis Suárez se encargó de cambiar por gol.

En el complemento, la tónica no varió demasiado y continuaron las emociones. Los dos combinados propusieron un golpe por golpe y el primero en pegar fue Japón. Es que Edinson Cavani despilfarró la chance de ponerse arriba y de contragolpe, después de una acción dubitativa de Fernando Muslera, otra vez Miyoshi puso arriba a su selección.

Pero si algo lo caracteriza a Uruguay es su fortaleza mental para sobreponerse en momentos adversos. Y volvió a confirmarlo: los asiáticos se replegaron cerca de su arquero con el anhelo de sumar de a tres, pero los sudamericanos volvieron a lastimar con la receta más efectiva: la pelota parada.

Es que a los 20 minutos del segundo tiempo José María Giménez se impuso en las alturas y convirtió el 2-2 definitivo, que ni siquiera pudo moverse con el remate de Suárez que rompió el travesaño.

Así, Uruguay alcanzó las cuatro unidades y buscará -en la última fecha- el pasaje a los cuartos de final del certamen que mejor le sienta. 

Suárez marcó el primer gol de la Celeste.
Miyoshi anotó los dos goles de Japón.

Comentarios