Los números de Gonzalo Higuaín en la Selección son auspiciosos. Anotó 31 goles en 75 partidos, en todas las competencias y amistosos. Cinco fueron en Mundiales. Tiene un promedio de 0,41 gol por partido. En las eliminatorias consiguió 11 tantos en 22 encuentros disputados. Es el tercer máximo goleador de La Albiceleste en este siglo, apenas superado por Lionel Messi y Sergio Agüero. Pero esas estadísticas sólo cuentan una parte de la realidad e ignora la otra: que fue un goleador tan extraordinario como atormentado.

Las críticas -principalmente- tuvieron su punto de partida el 13 de julio de 2014. Ese día, en la final del Mundial ante AlemaniaToni Kroos cabeceó hacia atrás con la intención de cederle la posesión a Manuel Neuer, pero omitió la presencia del Pipita. El centrodelantero es un goleador implacable y en ese sector de la cancha suele no fallar, pero el destino le jugó una mala pasada: le dio de lleno, después de dos piques, y la tiró a cualquier lado. Así, el Maracana fue testigo del inicio de una "persecución mediática" que no pudo superar.

Pasaron seis años y al Pipita, actualmente en la MLS, aún le cuesta hablar de ciertos temas. Pero entiende el juego mejor que nadie: "En el momento que no metés más goles dejás de servir y te desmerecen todo lo que hiciste. En ese mundial a mí no se me valoró el gol con el que le di la clasificación a la semifinal después de un montón de años. Espero que con el tiempo se valore. Al próximo 9 de la Selección le digo que es la posición más difícil que hay", inició su relato en diálogo con Tyc Sports. Y agregó: "La camiseta de la Selección es la más difícil por la presión que hay, atrás está la felicidad de un país. Pero yo estoy con la conciencia tranquila porque di todo en la Selección. Fui muy feliz con la Selección, pero últimamente no era lo feliz que realmente merecía ser. Cuando decidí no ir más no fue por los hinchas o la prensa sino porque no podía darle más de lo que le di".

Por último, Higuaín fue consultado por "las acusaciones a Messi", quien convive con las versiones que indican que maneja el vestuario de Argentina y de Barcelona"Yo nunca vi que Messi eligiera o dijera algo sobre un DT de la Selección. Dentro de la cancha con él me entendí de maravilla. Por eso hicimos una buena sociedad. No tengo nada para decir de él, solo palabras de respeto y admiración. Cuando Leonel no esté, el fútbol no va a ser lo mismo", sentenció.

Comentarios