Fue uno de esos amores fuertes, pasionales, cargados de tristezas y alegrías, y que perduró hasta los últimos instantes de exitencia de Diego Armando Maradona. Porque hace 44 años, un 27 de febrero de 1977, se consumó su debut en la Selección Argentina en la goleada por 5-1 sobre Hungría, partido que se jugó La Bombonera, el lugar que lo amó e idolátró hasta el final. 

Pelusa, tal como se lo conocía en Villa Fiorito, había debutado en la Primera de Argentinos Juniors diez días antes de cumplir 16 años, ya despuntaba como un crack sin techo y su presencia en la Selección suponía un clamor que no distinguía colores de camisetas. Y en ese contexto, César Luis Menotti lo convocó para formar parte del plantel de uno los tantos amistosos que constaban en la grilla preparatoria del Mundial 78.

Hacia los 20 minutos del segundo tiempo de un partido encaminado con una clara goleada, Menotti le dijo “prepárese que va entrar” y a punto de mandarlo a la cancha, añadió: “va por Luque, haga lo que sabe”.

Pese al temblor en las piernas Maradona saltó al campo, asimiló la ovación y el murmullo de expectación y en la primera pelota que tocó salió de un arabesco entre dos defensores húngaros y a poco estuvo de propiciar el gol de Houseman. El ex cebollita, que un puñado de años antes había deslumbrado haciendo malabares por tevé, tenía 16 años y 121 días.

Diego se abraza con sus compañeros en su debut en la Selección.


Aquella tarde la Selección formó con Hugo Orlando Gatti; Alberto César Tarantini, Jorge Olguín, Daniel Killer y Jorge Carrascosa; Osvaldo Ardiles, Américo Gallego y Julio Ricardo Villa; René Houseman, Leopoldo Luque y Daniel Bertoni. Fue 5-1 con tres goles del recientemente fallecido Luque y dos de Bertoni. 

Este primer paso fue el inicio de una leyenda que sigue más viva que nunca. Porque Maradona, el protagonista de la epopeya contra Inglaterra, el autor de “la jugada de todos los tiempos” como la bautizó Víctor Hugo Morales, vistió la camiseta nacional en 91 ocasiones y consta séptimo en el ranking de asistencias, además de anota 34 goles, que lo colocan en el puesto quinto de anotadores albicelestes. Jugó 21 partidos en un total de cuatro mundiales, con 8 goles, la misma cantidad que Guillermo Stábile y dos menos que Gabriel Batistuta.

En España 82 fue expulsado con Brasil y en Estados Unidos 94 fue suspendido por doping positivo, pero en México 86 alcanzó su cumbre y el rango de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, acaso el mejor, en tanto que en Italia 90 lesionado y todo elaboró la jugada que le permitió a Claudio Caniggia hacer el gol de la eliminación a Brasil en octavos de final. También fue campeón mundial juvenil en 1979, en Japón, y director técnico de la Selección que intervino en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Recordá aquel histórico debut de Diego

Comentarios

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos