Tiene el equipo definido, pero la preocupación del técnico de la Selección de Francia, Didier Deschamps, pasa por la solidez defensiva que pueda mostrar su equipo en el Mundial, porque está seguro que con Antoine Griezmann en la delantera serán un rival de temer en el grupo.

Considera que el Principito está llamado a ser el líder de su equipo en el Mundial, por lo que transmite en el grupo y su rendimiento en el campo de juego. "Griezmann es un líder. Apoya a sus compañeros, siempre tiene una sonrisa. Por lo que representa y transmite es el motor del equipo. Con él tenemos el ataque asegurado", confesó en su primera conferencia de prensa en Rusia 2018.

El entrenador reconoce que su visión de juego está en constante cambio y se adapta a los jugadores que tiene en su equipo con la intención de elegir un "once" que pueda causarle problemas al rival, siempre teniendo la posesión de la pelota.

"En las grandes competiciones, como el Mundial la solidez defensiva es importante. Tengo el equipo definido, pero deberán esperar hasta el sábado para conocerlo", agregó.

Por ahora solo piensa en Australia, su rival el sábado, día de su debut. Sabe que cambiaron de sistema de juego y que es un equipo con un potencial ofensivo interesante. "Pasan del 4-4-2, al 4-5-1 con éxito, están bien organizados, no solo defienden también atacan muy bien", culminó.