En la previa del partido trascendental entre Argentina y Nigeria, el público argentino dio su veredicto cuando los jugadores Albicelestes saltaron al terreno de juego.

A medida que los nombres aparecían en la pantalla gigante, los miles de hinchas celebraban y alentaban a los jugadores siendo Lionel Messi y Javier Mascherano de los más aplaudidos. Mientras que el único que sufrió la reprobación de los fanáticos fue Jorge Sampaoli quien se llevó una gran silbatina. 

Al mismo tiempo Gonzalo Higuaín. siempre entre los más criticados desde aquel gol dilapidado en la final con Alemania y igual situación contra Chile, a diferencia de lo esperado, fue ovacionado.

Por último, Franco Armani fue otro de los que se llevó el aliento de la gente.

La división entre el vestuario y el cuerpo técnico fue el tema principal en los días posteriores a la dolorosa derrota 0-3 ante Croacia del jueves, lo que llevó incluso a que el presidente de la AFA y Sampaoli mantuvieran una reunión en la que el máximo mandatario del organismo ratificó al DT. 

"Cuando se pierde hay acusaciones recíprocas. Pasa siempre y me ha pasado siempre en todos los lugares que estuve. En el mundo real las cosas se dicen de frente, no hace falta un teléfono ni un mensaje y se intentan arreglar por el bien del escudo que nosotros representamos”, dijo Sampaoli el lunes en conferencia de prensa.