Desde el Mundial de Inglaterra 1966 que el seleccionado Pirata no pudo levantar el trofeo de campeón. En Rusia, los británicos sueñan con poder cortar la sequía y darle una alegría a su pueblo. Y, para Harry Kane, es clave olvidarse de los resultados adversos de las competencias anteriores.

"Lo principal es creer que puede ser diferente, ha sido difícil durante los últimos 50 años porque no hemos ganado nada. Para nosotros la claves es mantener la atención en nosotros mismos y no preocuparnos por lo que hicieron otros equipos en el pasado. Somos nuestro propio equipo, tenemos nuestra propia identidad y sólo tenemos que mirar hacia adelante y disfrutar", argumentó el delantero de Tottenham.

Plena confianza

Además, el inglés reconoció que los pupilos de Gareth Southgate han estado entrenando los penaltis para intentar hacer frente a otro problema común de los ingleses en los torneos de selecciones. "Hemos estado practicando penaltis. No hemos hablado de eso, lo importante es liberar tu mente, elegir dónde quieres lanzar y mantener esa idea", enfatizó.