Faltan tan sólo cuatro días para el comienzo del Mundial, torneo al cual Dinamarca y México llegan con realidades opuestas. Es que ante su gente y en su último partido antes de la máxima cita, la Dinamita Roja venció sin despeinarse al Tri por 2-0 y llega de la mejor forma al Mundial. Mientras que la otra cara de la moneda es el elenco azteca, al cual todavía le dura la resaca. Porque al Tricolor, que no viene en su mejor momento futbolístico, se le suman los problemas debido a la polémica en la que se vieron involucrados todos los jugadores del plantel en una fiesta con prostitutas después del partido frente a Escocia, dudas en el estado físico de algunos jugadores, y ahora, un duro golpe a días del debut.

El encuentro disputado en el Estadio Brondby, en Copenhague, fue el último amistoso para ambos equipos antes del debut en Rusia. En el primer tiempo, las dos selecciones se mostraron muy ofensivas, pero tanto Ochoa como Schmeichel se encargaron de ahogar los gritos de sus rivales. Pero en el segundo tiempo, el técnico colombiano que dirige al Tri, Juan Carlos Osorio, realizó demasiados cambios, y su equipo no solo perdió fuerza en el área rival, sino que empezó a quebrarse y dejar espacios, sumado a fallos en la defensa.

Finalmente a los 26 minutos del complemento, Yussuf Poulsen recibió un pase cerca de la puerta del área, dejó pasar de largo dos defensores, y clavó un zurdazo al ángulo digno para poner en un cuadro. Tres minutos después la defensa mexicana se durmió y Christian Eriksen, la máxima figura danesa, aprovechó para definir ante la salida del arquero y poner cifras definitivas. A cinco del final, Chicharito Hernández estrelló un remate en el poste.